Productos gratis - Un despacho en casa

Todos los productos gratis, muestras, ofertas y cosas gratis de España el 2018

Un despacho en casa

01/08/2018

El trabajo en casa es cada día más frecuente, ya no solo desde la perspectiva de quien acumula parte de sus obligaciones laborales y se las lleva a su hogar para continuar con ellas, algo habitual sin duda en los tiempos que corren, sino desde la óptica de las, cada vez más, que ejercer la mayor parte de su actividad laboral desde su propia vivienda.

Lógicamente, en ambos casos pero sobre todo en el último, la necesidad de poseer un espacio propio de trabajo resulta fundamental y por tanto surge con fuerza la figura del despacho en casa, de la oficina transportada al hogar.

No debemos confundir el espacio de trabajo con las zonas de uso y ocio de los equipos informáticos de nuestro hogar, esto es un comienzo y desde luego no resulta sencillo en función de la disponibilidad de espacio de la vivienda, pero, en la medida de lo posible la zona de trabajo debe poseer una personalidad propia.

En primer lugar, y tras lo anterior, debemos pensar en el mejor espacio posible para la instalación de nuestro despacho en casa, prácticamente todos los diseñadores e interioristas recomiendan lo que es totalmente razonable, ubicar el punto de trabajo en los espacios más alejados de posibles estímulos externos que inviten a cualquier cosa menos trabajar, evitando en la medida de lo posible la comunicación directa con ventanas o terrazas que den a calles muy concurridas y con mucha actividad sonora o visual.

Sin embargo un despacho en casa tiene que ser entendido como tal y nos permite licencias decorativas que en otros ámbitos laborales no podríamos tomarnos; buscaremos una base de tonos neutros tanto para el mobiliario como para la pintura generando cierta sensación de relajación a la par que dotaremos al espacio de los elementos necesarios para el desempeño de nuestra actividad.

No resulta recomendable recargar la estancia, es importante disponer de lo básico e incluso, porque no, renunciar al almacenamiento de materiales y otros elementos que se pueda hacer en otro espacio de la casa, pero, si podemos dar al espacio un toque personal que nos recuerde que, efectivamente trabajamos en nuestra propia casa: esto puede conseguirse de manera sencilla y con la incorporación de elementos como cuadros, figuras o, incluso, simplemente una alfombra que rompa con la dinámica decorativa orientada al trabajo.

No resulta muy conveniente ocultar las paredes con estanterías de gran tamaño, si puede evitarse buscaremos tamaños medios en este mueble, si no pude evitarse apostaremos por focalizar su ubicación en una o dos paredes intentando siempre dejar paredes libres.

La elección del mobiliario realmente corre a cuenta de nuestro propio gusto respondiendo siempre a las señas de funcionalidad y comodidad que, un trabajo en cualquier circunstancia debe tener, no debe asustarnos incluso romper con la estética general del resto de la vivienda, es un lugar de trabajo, no debemos olvidarlo.



Productos gratis