¿Por qué suben unos productos más que otros por Navidad?

Todos los productos gratis, muestras, ofertas y cosas gratis de España el 2019

Suscríbite a nuestro canal de recetas de cocina en Youtube

Te gusta cocinar?apúntate a nuestro canal de recetas en Youtube, con cientos de recetas (y cada día más) explicadas paso a paso en menos de 5 minutos

¿Por qué suben unos productos más que otros por Navidad?

By

En las navidades de 2016, quien esperó al último momento a comprar besugo, lo hizo un 60% más caro, ya que este pescado pasó de los 23,76 euros a finales de noviembre a los 37,99 euros el 22 de diciembre. Al menos este es uno de los datos que arroja el observatorio que cada año realiza la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) sobre los precios de los alimentos frescos típicos de los menús navideños.

Su objetivo principal es permitir, mediante la información, que nos podamos anticipar a la cuesta de precios navideña. De este modo, con las previsiones de las distintas organizaciones de consumidores podemos realizar una compra anticipada o bien sensata, esquivando los productos de los que se espera mayor subida. Pero ello no es óbice a que muchas veces nos preguntemos a qué se debe que unos productos suban más que otros algunos años y en cambio en otros, se invierta esta correlación.

Turrón y vino: el clima es la clave

El clima es uno de los factores más determinantes a este respecto, ya que los nueve meses anteriores, sobre todo desde finales de invierno a principios de otoño, se decide la productividad que tendrán los distintos sectores. Así, en el agrario, un régimen pluviométrico escaso o abundante de octubre a marzo, así como la existencia o ausencia de heladas tardías, determinarán la cosecha de la almendra.

Con condiciones óptimas esta puede ser elevada, lo que influirá a la baja sobre el precio final del turrón. Pero si la cosecha es mala, el turrón subirá. El precio del turrón depende casi siempre de la calidad de la materia prima y sus porcentajes. En el caso del turrón de Jijona, la almendra, el azúcar y la miel, así como de la clara de huevo en la variedad de Alicante. 

 

Otro factor muy afectado por el clima es la uva, especialmente por la pluviometría a partir de la polinización en primavera, pero también por el contraste térmico en invierno. Si el año es bueno en lluvias, la producción de uva será alta; si además es contrastado, el vino será de mayor calidad pro con un precio asequible. Si ha llovido poco, la producción será baja y el precio subirá, aunque los vinos serán más potentes.

Ahora bien, esto afecta de un año para el otro; es decir que en esta navidad se comercializarán los vinos jóvenes cosechados principalmente durante el verano anterior, que fue muy corto de lluvias, por lo que los precios son altos esta temporada respecto a anteriores, aunque en el vino también juega mucho la percepción de calidad que quiera añadirle el bodeguero. En cambio para la siguiente Navidad es posible que se note una bajada.

Pescado y marisco, muy volátiles

El año pasado el marisco subió sensiblemente, sobre todo las ostras y almejas vivas, que en 2016 ya habían sufrido un incremento de un 3,5% y un 10,6% respectivamente. A este respecto, debe tenerse presente que el precio del pescado es uno de los más impredecibles e incontrolables, ya que depende en gran manera del estado de la mar y las tormentas en las semanas previas a las navidades.

En otros casos, las capturas se reducen drásticamente debido a las llamadas "paradas biológicas", que buscan cumplir cuotas a la espera de salir en diciembre y cubrir la demanda navideña. Esto provoca que la compra de pescado anticipada sea difícil o a precios ya muy elevados y que no dejarán de subir una vez terminada la parada, por mucho que la oferta aumente. Es por ello que se aconseja siempre adelantarse a la compra del pescado y congelar.

En cuanto a la carne su evolución es un poco más estable debido a que España es un país ganadero y salvo que un año haya algún tipo de epidemia en alguna de las cabañas. Lo normal es que presenten precios menos dispares que los productos del mar, salvo en el caso de platos típicos de estas épocas como el pavo o la pularda. Este último, gallina joven rellena, un producto que se ha puesto de moda y que en 2017 llegó a subir hasta un 17,7%, según datos de la OCU. 

 

Las frutas, los más estables

Aunque la uva tardía, o de mesa, dispara su precio de cara a fin de año, no está tan influida por la climatología en la zona de origen, principalmente Murcia y Alicante, como por el elevado pico de demanda, si bien un año excepcionalmente seco, que no es el caso, podría hacerlas todavía más caras.

Otra fruta que es tradicional de la navidad es la piña; su demanda se cubre generalmente con las explotaciones de la isla de El Hierro, que por su clima tropical suelen tener condiciones bastante estables. Ahora bien, si un año la cosecha fuera mal, ello obligaría a cubrir la demanda con piña importada, lo cual podría disparar su precio.

Qué se espera para este año

Desde el 3 de diciembre la OCU ha puesto en marcha su observatorio de precios navideños con el objetivo de estimar las subidas en los momentos más álgidos, es decir en los días previos a la navidad. Para ello irá realizando una serie de controles quincenales en distintos supermercados de las principales ciudades españolas, sobre todo Barcelona, Madrid, Bilbao o Sevilla. 

 

Por el momento las estimaciones de la organización de consumidores indican que este año las comidas navideñas saldrán entre un poco a bastante más caras, siempre en función del producto que adquiramos: "todos los pescados (salvo la lubina), los mariscos, las frutas y verduras suben de precio respecto al año pasado. Por el contrario, todas las carnes han registrado descensos, salvo el pavo, que sube".

Así mismo, la nota de la OCU prosigue: "las angulas (90%) y sobre todo los percebes (99%) son lo que más sube, seguidos por las ostras (29%). La pularda es la que más baja (11%), seguida de la lubina (2,7%), el único pescado que baja de precio. En general las subidas tienden a ser mucho más intensas. La mayoría superaban el 10% (salvo la lombarda, la merluza y el pavo). Las bajadas, por el contrario, se mueven en el entorno del -1% al -3%".

La OCU también destaca que puso en marcha su observatorio de precios navideños en 2015 y que, si se toman como referencia los precios de dicho año, todos los alimentos navideños han subido, salvo las aves.

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines




MÁS INFORMACIÓN

Productos gratis