Productos gratis - Lentes: De la fotografia a la luna

Todos los productos gratis, muestras, ofertas y cosas gratis de España el 2018

Lentes: De la fotografia a la luna

21/09/2018

En la Europa del siglo XIII ya se usaban lentes para afinar la visión y tratar la vista cansada. Tras siglos de avances técnicos, hoy se construyen con materiales ligeros y resistentes, y han originado un mercado donde confluyen moda y salud ocular. Los anteojos o lentes que pueden sujetarse a las orejas se llaman gafas. Sus patillas torcidas y encorvadas, como las manos de un gafo o leproso, hicieron que en castellano se denominaran lentes gafas, para luego pasar a llamarse gafas a secas. Así que, en sentido estricto, las primeras datan de 1727, cuando el óptico londinense Edward Scarlett inventó las patillas. De cualquier forma, hoy no es frecuente que se las designe con otros nombres que también han llevado, como anteojos ?o antojos?, antiparras, binóculos o espejuelos; de los impertinentes, la RAE dice que son los "anteojos con manija usados por las señoras". Existe consenso entre los historiadores de que a finales del siglo XIII se fabricaron en la República de Venecia los primeros occhiali. Hasta hace poco se citaban como creadores de las lentes al florentino Salvino degli Armati y a su amigo Alessandro da Spina, un fraile dominico del Monasterio de Santa Catalina, en Pisa, que vivieron en aquella época. De hecho, en 1306, el padre Giordano da Rivalto dejó escrito en un sermón que aún no hacía 20 años que se había inventado el arte de hacer lentes. Ciertamente, por entonces se fabricaban en la zona vidrios con vexos para utilizarlos en la lectura, y en 1301 una ordenanza liberalizó en Venecia la fabricación de vitrei ab oculis ad legendum. Con seguridad, Spina no fue el inventor de los occhiali, pero sí ayudó a difundir su construcción. La atribución a Armati ha sido descartada. Históricamente, el primero en hablar de la corrección de defectos de la vista mediante lentes fue el franciscano Roger Bacon, quien en su Opus Majus (1267) cita el hecho de que un trozo de esfera de cristal hace ver los objetos más grandes, y concluye que ello "debería ser muy útil para personas ancianas y que tienen la vista débil, pues pueden ver así las letras pequeñas con tamaño suficiente".




MÁS INFORMACIÓN

Productos gratis