TE AMO Y TE ODIO by DizzyMissLizzy

 

 

TE AMO Y TE ODIO by DizzyMissLizzy
Summary:

¿¿Crees amar y odiar a alguien al mismo tiempo?? ¿¿Puedes pedirle que te abandone, aunque al mismo tiempo quieras estar con él??

 "- ¡¡Recónocelo me amas!!"

 "- ¡¡No!! ¡¡Te odio!!"

¿¿Cuánto puedes herir al amor de tu vida??

Espero le den una oportunidad...

Gracias por leer

CAP. 19 ACTUALIZADO

NOTA: Este es el 19 aunque tenga numerado 20

 


Categories: ANIME/MANGA, CANDY CANDY Characters: No
Generos: Drama
Advertencias: Sexo Gráfico (Lemon)
Challenges: No
Series: No
Chapters: 20 Completed: No Word count: 112052 Read: 16424 Published: 05/10/2007 Updated: 10/05/2008
Summary:

¿¿Crees amar y odiar a alguien al mismo tiempo?? ¿¿Puedes pedirle que te abandone, aunque al mismo tiempo quieras estar con él??

 

 "- ¡¡Recónocelo me amas!!"

 "- ¡¡No!! ¡¡Te odio!!"

¿¿Cuánto puedes herir al amor de tu vida??

Espero le den una oportunidad...

Gracias por leer

CAP. 19 ACTUALIZADO

NOTA: Este es el 19 aunque tenga numerado 20

 


Categories: ANIME/MANGA, CANDY CANDY Characters: No
Generos: Drama
Advertencias: Sexo Gráfico (Lemon)
Challenges: No
Series: No
Chapters: 20 Completed: No Word count: 112052 Read: 16424 Published: 05/10/2007 Updated: 10/05/2008 Capítulo 1 by DizzyMissLizzy
Author's Notes:
Konnichiwa! Pues bueno, aquí estoy con otra historia, hace tiempo que quería hacer algo como esto, solo que no me había dado la oportunidad de poder desarrollarla como quería, ya que usaré un tema completamente diferente a lo que he estado acostumbrada a presentarles, quizás noten muchas diferencias en cuanto al contexto, pero realmente siempre quise hacer algo como esto, de antemano pido mil disculpas si el tema que usaré sea demasiado fuerte o demasiado ofensivo, lo cierto es que usaré por primera vez, palabras muy fuertes, altisonantes o seré demasiado explícita, por lo que les pido desde ahora cuidado con el contenido de este fic, ya que prácticamente todos los capítulos contendrán una advertencia. Quizás en un momento dado se pueda dar el caso de ser un universo alterno, pero continuará basado en el anime y manga de Candy-Candy, por lo que habrá situaciones parecidas. Esta historia está ambientada en la actualidad, más o menos después del 2000, no quisiera especificar el año, pero aquí ya se tiene más apertura de todo, incluyendo lo tecnológico, etc., si han notado estoy basando las situaciones como el comienzo de la época de Candy en el colegio, habrá similitudes parecidas a lo que sucedió en el manga y en el anime, pero solo algunas cosas,   este fic es un revoltijo de ideas que he tenido después de leer algunos mangas y ver algunos animes, lo que me han dado inspiración para hacerlo de acuerdo a mi visión; estará basado en el anime y manga de Candy-Candy, porque los personajes como es mi costumbre, seguirán teniendo su esencia. Perdón si no soy muy explícita en cuanto a los lugares donde está ubicado el colegio, pero se puede decir que estoy tomando la idea basándome en la Universidad que se encuentra en el Condado de Essex, este lugar pertenece a la ciudad de Londres, está en la parte oeste de la ciudad, espero que las descripciones que trataré de darles a lo largo de este fic, pues sean las adecuadas, sino de antemano una disculpa. Espero que le puedan dar la misma oportunidad que le dieron a los anteriores y mandarme todos los reviews que puedan. Trataré de actualizar lo más pronto posible, por el momento, pues quizás los capítulos salgan cortos, pero todo se verá en el transcurso de la historia y pues la verdad, no sé aún cuantos capítulos me vayan saliendo, quizás sea un minific, quizás no, ya que prefiero mejor dejarlo caminar solo, a ver hasta donde llego. Saludos. Lizette.  Ahora si… lean…
Author's Notes:Konnichiwa! Pues bueno, aquí estoy con otra historia, hace tiempo que quería hacer algo como esto, solo que no me había dado la oportunidad de poder desarrollarla como quería, ya que usaré un tema completamente diferente a lo que he estado acostumbrada a presentarles, quizás noten muchas diferencias en cuanto al contexto, pero realmente siempre quise hacer algo como esto, de antemano pido mil disculpas si el tema que usaré sea demasiado fuerte o demasiado ofensivo, lo cierto es que usaré por primera vez, palabras muy fuertes, altisonantes o seré demasiado explícita, por lo que les pido desde ahora cuidado con el contenido de este fic, ya que prácticamente todos los capítulos contendrán una advertencia. Quizás en un momento dado se pueda dar el caso de ser un universo alterno, pero continuará basado en el anime y manga de Candy-Candy, por lo que habrá situaciones parecidas. Esta historia está ambientada en la actualidad, más o menos después del 2000, no quisiera especificar el año, pero aquí ya se tiene más apertura de todo, incluyendo lo tecnológico, etc., si han notado estoy basando las situaciones como el comienzo de la época de Candy en el colegio, habrá similitudes parecidas a lo que sucedió en el manga y en el anime, pero solo algunas cosas,   este fic es un revoltijo de ideas que he tenido después de leer algunos mangas y ver algunos animes, lo que me han dado inspiración para hacerlo de acuerdo a mi visión; estará basado en el anime y manga de Candy-Candy, porque los personajes como es mi costumbre, seguirán teniendo su esencia. Perdón si no soy muy explícita en cuanto a los lugares donde está ubicado el colegio, pero se puede decir que estoy tomando la idea basándome en la Universidad que se encuentra en el Condado de Essex, este lugar pertenece a la ciudad de Londres, está en la parte oeste de la ciudad, espero que las descripciones que trataré de darles a lo largo de este fic, pues sean las adecuadas, sino de antemano una disculpa. Espero que le puedan dar la misma oportunidad que le dieron a los anteriores y mandarme todos los reviews que puedan. Trataré de actualizar lo más pronto posible, por el momento, pues quizás los capítulos salgan cortos, pero todo se verá en el transcurso de la historia y pues la verdad, no sé aún cuantos capítulos me vayan saliendo, quizás sea un minific, quizás no, ya que prefiero mejor dejarlo caminar solo, a ver hasta donde llego. Saludos. Lizette.  Ahora si… lean… 

 

 

 

 TE AMO Y TE ODIO

Cáp. 1

 

 

 

 

 

 

Aeropuerto de Heathrow, Londres...

 

 

 

Y es que no era para menos, había pasado varias horas de vuelo sentada, era para ella lo más pesado de hacer, ya que no le gustaban los aviones, pero no había tenido más remedio que tomar uno, ni modo que hubiera tenido que cruzar el atlántico nadando, ya que por barco hubiera sido mucho más lento el trayecto.

 

Era la primera vez que viajaba fuera de los Estados Unidos, el viaje había sido más que nada cansado, porque ni las tontas películas que pusieron en el avión le llamaron la atención.

 

Aquella chica esperó hasta que apareció su maleta, junto a ella estaba otro hombre de postura muy recta y traje negro, llevaba las maletas de ella, conforme avanzaban por la Terminal, varias miradas se detenían o la seguían conforme avanzaba en aquel mar de gente, y no era para menos, con 18 años, era rubia, de ojos verdes esmeralda, piel blanca rosada, nariz pequeña respingada, labios rosados, y algunas pecas a través de su nariz, su cabello era rizado y lo traía trenzado en aquel momento, con estatura de 1.60.

 

 

***Flash Back***

 

 

 

Aquella chica miró a su hermano, de cabellos rubios y ojos azules como el cielo, alto, delgado, muy, pero muy guapo, era su hermano mayor, y uno de los herederos al consorcio de importaciones Andrey, estaba próximo a terminar la universidad y tomar más adelante un lugar en la compañía, ella debía asistir a la universidad ahora.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

***Fin Flash Back***

 

Y así fue como Candice Andrey, hermana menor del próximo Jefe de una de las familias más ricas de Estados Unidos, tuvo que aceptar ir a estudiar a un colegio de prestigio en Inglaterra.

 

Ensimismada en sus pensamientos, no se dio cuenta hasta que fue demasiado tarde, alguien había chocado con ella.

 

 

 

 

Al parecer al sujeto no le importaba si en su paso empujaba o pasaba a traer a alguien, parecía ser que se sentía el dueño del camino.

 

Después de levantar las maletas, la chica y el hombre se dirigieron a la salida del aeropuerto, donde ya estaba un auto esperándolos, el chofer tenía un letrero con el apellido de la chica.

 

La rubia iba admirando las calles en Londres, aún la tarde no caía, parecía que apenas acabara de llover, las calles estaban un poco mojadas.

 

 

 

 

 

 

 

Candy recordó que precisamente habría sido la época en que su padre se fugó con su madre para casarse, porque eran demasiado jóvenes los dos, pero enamorados como estaban no permitieron que los separaran.

 

 

George no contestó, el hombre era en aquel momento el encargado de llevar sana y salva a la hermana del próximo Jefe de la familia Andrey hasta el lugar donde estudiaría, un exclusivo colegio de internado, en el cual solo podrían asistir chicos de familia muy adinerada que podían pagarlo, así como hijos de aristócratas.

 

Candy estaba casi durmiéndose, cuando vio pasar como un bólido un Ferrari, lo que obligó al chofer a hacer una maniobra para poder evitar que pasara  cerca de ellos.

 

 

 

Después solo pudo dormitar mientras llegaban a su destino.

 

 

 

Aquel edificio era imponente, una extensión de terreno demasiado grande conformaba aquel colegio que se levantaba orgulloso, el Real Colegio San Pablo, lugar que había sido remodelado hacía unos años, ya que en la segunda guerra sufrió muchos desperfectos en sus edificios, los cuales se demolieron y dieron paso a las nuevas instalaciones que eran más modernas, contaba además con nuevos dormitorios con la tecnología necesaria para el alumnado, las pesadas rejas se abrieron para dar paso al auto que conducía a Candy, ahí fue recibida por una monja.

 

 

 

Después condujo a George y a Candy a la rectoría, donde fue recibida por otra monja que era la Madre Superiora del lugar, la cual era la directora, se veía a leguas que era ultra recta, y con severo rostro y voz inexpresiva, le dio una lista de reglas en aquel lugar, las cuales se les daba restricción en cuanto a tener celulares en el colegio, para una llamada telefónica podían pedir permiso en la administración y ahí podrían usar los teléfonos en unos cuartos para ese servicio, contaban además con el servicio de Internet, pero era también restringido, ya que a una hora específica se cortaba toda transmisión.

 

El lugar era un colegio mixto, antes los chicos estaban separados de las chicas y ni por chiste se les dejaba interactuar, ahora no, las reglas habían cambiado, ahora se les permitía a los chicos y chicas poder compartir tanto en clases, como en las áreas comunes, las cuales eran los comedores, la biblioteca y los lugares donde había deportes, algunas reglas como no permitir estar invadiendo los pasillos aún eran impuestas, ya que por eso había lugares al aire libre donde podían estar, además de prohibir ciertas conductas que puedan parecer ofensivas.

 

 

 

 

 

 

 

El hombre se alejó hacia la salida, mientras Candy era conducida por una monja hasta su habitación, cuando llegaron a ésta, la mujer le explicó que contaba con sus uniformes ya en su closet, la demás ropa no la necesitaría sino quizás cada quince días, que les permitían salir del lugar, pero solamente si no tenían algún reporte durante esos quince días, sino, tendrían prohibido salir.

 

 

 

 

Cuando la madre salió de la habitación de Candy, ésta se dejó caer en la cama, se sentía muy cansada, no conforme con el largo vuelo, no había tenido oportunidad de conocer nada de Londres, pero entonces unos toquidos en su puerta la hicieron levantarse.

 

 

 

 

 

 

 

 

Así las dos chicas salieron, Candy iba observando el lugar, sintiendo algo extraño, era bastante raro, pero sentía como si ya hubiera estado antes ahí, no lo podía explicar, pero así era.

 

 

Entraron a un lugar el cual parecía todo, menos un comedor de estudiantes, no era a lo que Candy estaba acostumbrada, ya que ella anteriormente había ido a escuelas públicas y todo era diferente.

 

En primera en un comedor de estudiantes, no había aquellos ventanales de cristales que llegaban del techo a casi el suelo, el piso tenía diseños muy elegantes, los comedores, no eran las clásicas mesas blancas rectangulares, rayadas con bancas a los lados, no, eran mesas de madera en caoba, con tres floreros y sillas para diez personas, con manteles pulcramente blancos, además de servicio disponible en cuanto a vajilla y cuchillería, realmente aquello era abrumador, además las paredes no estaban desnudas o llenas de banderines o anuncios escolares, en aquellas habían cuadros de algún pintor famoso, que Candy no identificaba.

 

 

 

Pero el hambre que tenía la hizo agarrar algo de todo, y con las charolas en mano, se dirigieron hacia una mesa que estaba aún desocupada, comenzando a cenar, en esas estaba cuando...

 

 

 

 

 

Tanto chicos como chicas que estaban cenando en aquel momento voltearon a mirar donde se encontraba aquella chica de cabellos rojizos, acompañada de dos chicas más, una de cabellos castaños y otra de cabellos negros que miraban a Candy como si fuera algo repulsivo.

 

 

 

 

 

Sentía unos enormes deseos de golpear a aquella chica, pero había prometido a su hermano no meterse en problemas.

 

 

 

 

 

Y con un bufido, se alejó seguida de las otras dos chicas.

 

 

 

 

 

Pero entonces un leve carraspeo la hizo voltear y ver a la chica de lentes a un lado de ella.

 

 

 

 

 

 

 

 

Candy no se percató que todos los que estaban en aquel salón se quedaban observándolos con asombro, ya que tres de los cuatro reyes se encontraban cenando con dos chicas, cosa que nunca hacían, era por demás sabido que siempre se sentaban los cuatro en una mesa aparte, incluso estaba prohibido que alguien más se sentara en ella, pero ahora, ahora estaban con aquellas chicas platicando.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pero justamente en ese momento se escucharon las campanadas que anunciaban las diez de la noche.

 

 

 

 

Candy después de darse un baño, se acostó, su habitación estaba solo alumbrada por la luz que entraba por su ventanal que daba a una pequeñísima terraza, con sus brazos detrás de su cabeza, pensaba.

 

 

 

 

 

 

Continuará...

 

 

 

 

 

 

 

 

End Notes:

Bueno, sé que es un comienzo diferente, pero les pido una oportunidad para este fic, espero sus comentarios, asi como mensajes a mi correo, trataré de contestarlos en la mayor brevedad posible

lizette_rebolledo@hotmail.com

End Notes:

Bueno, sé que es un comienzo diferente, pero les pido una oportunidad para este fic, espero sus comentarios, asi como mensajes a mi correo, trataré de contestarlos en la mayor brevedad posible

lizette_rebolledo@hotmail.com

Volver al indexCapítulo 2 by DizzyMissLizzy
Author's Notes:
 

Konnichiwa!

 

¡¡Oh que decir!! Es algo muy bello esto que estoy sintiendo, darme cuenta que he recibido muchos mensajes de parte de todas ustedes que han estado leyéndome, es un honor realmente poder disfrutar de escribir y recibir estas muestras de atención por parte de todas ustedes.

Quizás sientan un poco desesperante el hecho de no poderles publicar rápidamente, pero es que a pesar de tener escrito algún capítulo más, lo vuelvo a releer y releer hasta dejarlo listo para subirlo, posiblemente sea una manía mía, pero no me sentiría a gusto mandando algo que ni a mi me pueda gustar, así que les pido paciencia.

 

Trataré de publicar cada semana, esperen el capítulo cada viernes, que es el día en que estoy más descansada del tirano de mi Jefe y me da oportunidad de hacerlo con tranquilidad.

Agradezco a todas y cada una por los mensajitos y reviews que se han molestado en mandarme, trataré de contestarlos personalmente para no cometer la torpeza de olvidar alguno como me sucedió en los fics anteriores.

Bueno, aquí les dejo el siguiente capítulo, espero les guste, disfrútenlo...

Ja ne!

Lizette.

 

Ahora si, lean...

Author's Notes: 

Konnichiwa!

 

¡¡Oh que decir!! Es algo muy bello esto que estoy sintiendo, darme cuenta que he recibido muchos mensajes de parte de todas ustedes que han estado leyéndome, es un honor realmente poder disfrutar de escribir y recibir estas muestras de atención por parte de todas ustedes.

Quizás sientan un poco desesperante el hecho de no poderles publicar rápidamente, pero es que a pesar de tener escrito algún capítulo más, lo vuelvo a releer y releer hasta dejarlo listo para subirlo, posiblemente sea una manía mía, pero no me sentiría a gusto mandando algo que ni a mi me pueda gustar, así que les pido paciencia.

Trataré de publicar cada semana, esperen el capítulo cada viernes, que es el día en que estoy más descansada del tirano de mi Jefe y me da oportunidad de hacerlo con tranquilidad.

Agradezco a todas y cada una por los mensajitos y reviews que se han molestado en mandarme, trataré de contestarlos personalmente para no cometer la torpeza de olvidar alguno como me sucedió en los fics anteriores.

Bueno, aquí les dejo el siguiente capítulo, espero les guste, disfrútenlo...

Ja ne!

Lizette.

 

Ahora si, lean...

 

Te amo y Te odio

Cáp. 2

 

 

 

I don't like you
But I love you
See that I'm always
Thinking of you
Oh, oh, oh
you treat me badly
I love you madly
You've really got a hold on me
You've really got a hold on me, baby

 

I don't want you
But I need you
Don't want to kiss you
But I need you
Oh, oh, oh
You do me wring now
My love is strong now
You've really got a hold on me
You've really got a hold on me, baby

 

I love you and all I want you to do
is just hold me, hold me, hold me, hold me

I want to leave you
Don't want to stay here
Don't want to spend
Another day here
Oh, oh, oh, I want to split now
I just can quit now
You've really got a hold on me
You've really got a hold on me, baby

 

I love you and all I want you to do
is just hold me, hold me, hold me, hold me

You've really got a hold on me
you've really got a hold on me

 

Tic, tic, tic, tic, tic, tic, tic, tic...

 

Una mano salió por las sabanas apagando aquel molesto sonido.

 

 

 

Solo atinó a aventar las sabanas que la cubrían y se fue rápidamente al baño.

 

 

 

Cuando salió de su habitación corrió por el pasillo a toda prisa, dándose cuenta incluso que ya estaba vacío, iba poniéndose el saco, solo había amarrado de manera descuidada el lazo que se supone debería ser un moño en su cuello, sabía que ya era tarde, pero es que tuvo que lavar su cabello, ya que no lo había hecho desde un día anterior, por lo que iba húmedo y solo lo detuvo con una pinza.

 

Iba corriendo escaleras abajo cuando chocó con alguien...

 

 

 

 

 

  Todos sobre el antiguo egipto

 

 

 

 

La superiora seguida de dos monjas más se alejó, dejando a una apenada Candy parada con la cabeza agachada, al levantarla y mirar a su alrededor, vio que varios chicos y chicas la miraban como bicho raro.

 

 

 

 

 

Todos usaban como uniforme, para las chicas, faldas tableadas a la rodilla de color azul marino, los chicos, pantalón en azul marino también, mientras que la demás vestimenta era la misma para todos, camisa blanca debajo de un chaleco, con su respectiva corbata en color azul marino para los chicos y moño de igual color para las chicas, así como para todos, un saco en color azul más claro que el marino, zapatos negros y calcetas en azul marino para las chicas.

 

 

 

 

Los demás chicos veían a aquel cuarteto y murmuraban por lo bajo, Candy no lo entendía ¿Acaso era tan raro caminar al lado de unos chicos?

 

 

Pronto llegaron y entraron a la capilla, ahí los chicos se fueron a sentar en sección diferente a la de ella, y a un carraspeo de la madre superiora, dio comienzo la misa, era tradición empezar la semana con una misa, por lo que además era toda una obligación asistir.

 

La misa transcurría con su letanía normal, el sacerdote que la oficiaba estaba dando su sermón.

 

En esas estaban cuando de repente la puerta se abrió con un chirrido, haciendo que todos callaran y voltearan a mirar para ver de quien se trataba, la madre superiora hizo un gesto de enojo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Caminando hacia la salida con toda parsimonia, el chico no miraba a nadie, algunos mechones de su largo cabello caían sobre su rostro tapando un poco sus ojos, pero entonces divisó algo y con una mirada cínica y una sonrisa igual, se detuvo un solo instante retomando su camino.

 

¿A quien había mirado?

 

 

 

Candy miró a aquel muchacho con asombro, no podía creer lo que acababa de presenciar, pero lo que más agitación le había causado era el hecho de sentir que conocía a ese chico.

 

La misa continuó, Candy casi no puso atención a ella, ya que ese chico la había dejado pensativa.

 

 

 

Después de la misa todos se dirigieron a los comedores para almorzar, después comenzarían las clases normales.

 

Los tres primos de ella se encontraban sentados, cuando entró Candy seguida de Patty, quien ahora la seguía a todas partes, no cualquiera era amiga y sobre todo familiar de tres de los cuatro reyes del Colegio.

 

 

 

 

Así las dos chicas con sus charolas en mano, se dirigieron hacia donde estaban los chicos.

 

 

 

 

 

Comenzaron a comer en total tranquilidad.

 

 

 

Candy no hacía comentarios solo escuchaba.

 

 

 

 

 

 

 

 

Los dos chicos se levantaron con sus charolas en las manos para llevarlas a un lado cerca de la puerta.

 

 

Y así juntos salieron del comedor con la inevitable mirada de todos los que ahí estaban.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pero entonces el sonido de un celular se escuchó, Anthony lo sacó de su saco y contestó.

 

 

 

 

 

Candy se quedó ahí parada en esa parte del colegio, había unas bancas para sentarse, pero su mirada se dirigió hacia un camino que parecía internarse por un bosque, curiosa como era, comenzó a caminar por él, hasta llegar a un lugar donde estaba una colina, desde donde tenía una buena vista de la ciudad a lo lejos, así como la barda que rodeaba a aquel lugar, se recargó en un árbol, estaba muy tranquilo aquel lugar, sentía el aire en su rostro, a pesar de que pronto llegaría la primavera aún se sentía un frescor, pero, a pesar de todo, extrañaba la suave arena y el mar de la ciudad donde vivía, en Miami siempre hacía calor, aunque se fue a vivir a Chicago, no se acostumbraba al frío.

 

 

 

 

Y volteó a los lados, no vio a nadie, y entonces miró hacia arriba, ahí estaba sentado en total desenfado el mismo chico que hacía rato había entrado a la capilla interrumpiendo la misa.

 

Y con una agilidad, bajó del árbol parándose frente a ella, no traía su saco, solo puesto su chaleco y debajo salía su camisa blanca sin fajar, así como tampoco traía su corbata, estaba en total desenfado, Candy dio un paso hacia atrás, pero lamentablemente el árbol atajó su camino, el chico la miraba con ojos fríos y con una línea en sus labios.

 

Los dos se miraban, pero entonces, como si algo se hubiera develado en el cerebro de la chica, abrió con sorpresa inusitada sus verdes ojos.

 

 

El chico no cambió su mirada, ni la desvió, al contrario se la sostenía.

 

 

Aquel muchacho... no podía ser el mismo... y como algo difuso, otra imagen se formó a un lado de ese muchacho... la imagen del que ella recordaba, el que ella tenía en su mente, tenía su cabello corto, su mirada era suave, amable, cariñosa... era distinta, su boca mostraba una sonrisa afable... pero este chico... tenía su cabello largo debajo de su nuca, algunos mechones caían rebeldes sobre su rostro, tapándole un poco sus ojos aquel chico tenía una dureza en sus facciones, sonreía de manera cínica, burlona, pero, lo único que quizás tenían en común el chico que ella recordaba con que estaba enfrente ahora, eran solamente el color de sus ojos.

 

 

El momento entre los dos era tan tenso que se podía cortar con unas tijeras.

 

 

Cuando sintió un jalón en su muñeca que la hizo detenerse, y con el mismo impulso la hizo quedar pegada en el árbol.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los labios de aquel chico encontraron los de ella, quien con los ojos abiertos recibió aquel beso sin saber cómo reaccionar, sentía como él trataba con trabajos de abrir su boca con su lengua, pero ella se resistía.

 

 

Corrió como si la fuera persiguiendo miles de demonios, sentía el escozor en sus ojos, con el dorso de su mano iba limpiando furiosa sus labios aquel beso que parecía estarla quemando, no podía ser posible que ese chico estuviera también aquí, una casualidad, una maldita casualidad la había vuelto a reunir con ese mal episodio de su pasado, un episodio que había tratado de olvidar con todas sus fuerzas.

 

Con coraje, se limpió una rebelde lágrima que había caído de sus ojos sin poderlo evitar.

 

 

 

Llegó agitadamente al salón que se supone le tocaba recibir clases, también eran mixtos.

 

 

 

 

 

 

La clases transcurrieron sin ningún problema, lamentablemente para Candy, tuvo que hacer acopio de toda su concentración para poner atención a éstas, ya que no podía olvidar el momento que pasó en aquella colina, junto a un chico que creyó no volvería a ver jamás.

 

 

 

 

 

Más tarde, Patty y Candy se dirigieron al comedor, era la hora de la comida.

 

 

 

La mente de la rubia estaba ocupada pensando en lo sucedido en aquella colina, no podía quitarse de su mente a aquel incidente.

 

Tomaron un lugar en uno de los comedores, no había señales de sus primos, lo que ocasionó una desilusión en Patty, que había esperado ver a Stear, ya que le había impactado sobre manera.

 

 

Candy volteó a mirar sonriente, pero la sonrisa se le borró instantáneamente del rostro al mirar que venía un cuarto chico más entrando con ellos.

 

 

La rubia no podía creerlo... ¡¡El cuarto Rey era precisamente Terrence Granchester...!!

 

Candy observó sin querer la entrada de los cuatro chicos al comedor, no era la única, la mayoría también los miraba, el que más destacaba de ellos, inevitablemente, era Terry, quien vestido de manera muy informal se veía raro junto a los otros tres que vestían correctamente el uniforme.

 

La desilusión volvió a pintarse en Patty al ver que los cuatro tomaban sus respectivas comidas y se iban a sentar en la mesa donde siempre lo hacían, cerca de un ventanal, no sin antes, después de que de mala forma Terry, apoyado por Archie quitaran del lugar a unos despistados chicos que se habían sentado ya ahí.

 

 

 

 

 

 

Las dos chicas se dirigieron a la salida, inevitablemente la mirada verde de Candy se dirigió a la mesa donde estaban los cuatro, Anthony entonces alzó la mirada y la vio, le sonrió y ella contestó su sonrisa con otra, pero la borró inmediatamente al ver que otros ojos la miraban con seriedad.

 

Terry, quien estaba junto a Anthony, volteó a mirar a quien su amigo le sonreía, topándose con la sorpresa que era precisamente esa pecosa.

 

Candy volteó la mirada y se fueron.

 

 

 

 

 

 

Y así fue, llegaron a la administración y pidió el permiso necesario para que le hicieran la llamada, por el horario sabía que su hermano ya estaría en casa, esperó a que la llamada estuviera lista y tomó el auricular cuando le indicaron.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estuvieron hablando un buen rato más, de cualquier forma no se tenían que preocupar por lo que costara la llamada, ya que ahora si podían pagarla.

 

 

 

 

 

 

 

 

La llamada terminó, cuando Candy salió y se encontró con Patty, se limpió una lágrima y la de lentes solo le puso un brazo en los hombros y caminaron en silencio.

 

 

 

El día había terminado ya, pero aún faltaba un poco para las diez de la noche, cuando entonces en el computador de Candy, una señal le hizo ver que tenía un mensaje, quizás era Albert, pero no...

 

Era de Stear...

 

 

Rey04 dice: Hola princesa

 

Driada dice: Hola!

 

Rey04 dice: Tenemos chocolates

Rey04 dice: Quieres acompañarnos?

 

Driada dice: Chocolates!!! Me encantan!!!

 

Rey04 dice: Nuestra ventana es la que está enfrente a un lado de la tuya

Rey04 dice: pero como lo harás?

 

Driada dice: No te preocupes

 

Driada dice: enseguida voy

 

Apagó el computador, Candy se asomó a su pequeña terracita, y observó el lugar, había árboles que harían que no la pudieran ver, aunque hacía mucho que no escalaba árboles, esperaba no estuviera fuera de condición.

 

Se puso unos pants y una sudadera, se puso unos tenis y amarró en un rodete su cabello, una rama cercana a su terraza ayudó bastante y se aventó y cayó de pie con buen equilibro, así, se fue columpiando por todos ellos hasta llegar cerca de la ventana de los chicos, afortunadamente aún no se apagaban las luces, lo que le ayudaba a identificar el lugar.

 

 

 

Ágilmente Candy cayó en la pequeña terraza y entró a la habitación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pero entonces, se escucharon unos toquidos en la puerta y la voz de una de las monjas se oyeron.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aquella voz... aquella voz le erizó toda su columna... aquella voz que conocía y que no quería volver a escuchar...

 

 

 

 

 

 

 

 

Continuará...

 

End Notes:
 

***La canción de la entrada se llama "You've really got a hold on me", es cantada por The Beatles.

 

En referencia a que los celulares están prohibidos en el colegio, no se aplicaba para los cuatro reyes, quienes eran los que tenía privilegios en el lugar.

End Notes: 

***La canción de la entrada se llama "You've really got a hold on me", es cantada por The Beatles.

 

En referencia a que los celulares están prohibidos en el colegio, no se aplicaba para los cuatro reyes, quienes eran los que tenía privilegios en el lugar.

Volver al indexCapítulo 3 by DizzyMissLizzy 

Te amo y Te odio

Cáp. 3

 

Todo empezó una noche de calorSe enamoraron con algún licorY desde entonces no pudo pararSabía que esto no tenía finalY de repente todo se derrumbóBilly buscaba solo un poco de acciónÉl no la amaba, ella lo hacia por élYa no quiero tenerte lo tienes que entender Si solo eso fue (achuuu)Un amor de veranoSi solo eso fue (achuuu)Un amor en vano... Ya no me sigas no lo quiero intentarYa tus palabras no me sirven másMi nombre es billy y yo no quiero saberDe tu romance lo tienes que entenderY de repente todo se derrumbóBilly buscaba solo un poco de acciónÉl no la amaba, ella lo hacia por élYa no te quiero lo tienes que entender Vos sabes bien esto se terminóNo queda nada, nada entre tú y yoSolo una noche yo te quise darNo tengo nada, nada, nada para entregar 

 

 

 

 

 

La mirada de Candy se dirigió hacia fuera, entre los arbustos iban tres monjas alumbrándose con linternas.

 

 

 

Pero entonces unos toquidos a la puerta de Terry los sobresaltaron, instintivamente el castaño jaló a la chica hacia la cama como si pudiera con ello esconderla, no soltaba su boca.

 

 

 

Candy temblaba, solo estaba esperando el momento en que las monjas abrieran la puerta y los descubrieran a los dos ahí acostados.

 

Pero no, no sucedió nada, al parecer ninguna de ellas se atrevió a abrir por la fuerza la puerta o hacer que Terry se levantara, entonces, solo hasta entonces le soltó su boca.

 

 

 

Terry solo la miró y sonrió divertido.

 

 

 

 

La rubia no dijo nada, solo lo miró confundida por su actitud, abrió las puertas del ventanal y vio a los lados cuidando que no la vieran y dio un salto hasta una rama cercana, de ahí desapareció, Terry entonces cerró la suya.

 

 

 

 

Diciendo eso, escuchó que tocaron su puerta, con un sobresalto y temor, se dirigió a abrir.

 

 

 

 

 

 

 

 

Así, con la luz apagada, se comenzó a desvestir, se puso una bata y antes de ir a la cama, se acercó a la ventana, las hermanas andaban aún en el jardín alumbrándose con linternas.

 

Su vista se dirigió hacia una ventana en particular, una que estaba precisamente frente a la suya, estaba a oscuras, ahí donde dormía Terry Granchester.

 

Solo de imaginar como su piel se enchinó al tenerlo tan cerca se odió a si misma, no podía estar haciéndole sentir eso, se acostó en la cama y trató de dormir.

 

Realmente no lo entendía, habían tenido una diferencia y la había a la fuerza, y ahora la ayudaba, no, no lo entendía.

 

****

 

Sus ojos... eran de un color extraño... no eran ni verdes, ni azules... sino una combinación de esos dos colores, lo que lo hacían algo raro...

 

****

 

 

 

 

 

 

 

 

Terry no contestaba, solo la miraba, estaba derramando lágrimas, pero él sabía que no podía estar al lado de esa chica.

 

 

 

Y se echó a correr por toda la playa, mientras gruesas lágrimas iban saliendo de sus ojos...

 

****

 

Candy despertó agitada, había sido solo un sueño, más bien una pesadilla, la cual le había hecho remover recuerdos dolorosos, creyó que no volvería a ver a ese chico, y ahora, ahora estudiaba en el mismo colegio que él.

 

 

Aquella mañana transcurrieron sin incidentes las clases, Candy y Patty se dirigieron al comedor, era la hora de la comida, tenían un rato de descanso antes de que comenzaran las demás, entonces con el placer oculto en Patty, se acercaron los tres reyes a la mesa de ellas, Candy notó que Terry no había venido con ellos, se sentaron con ellas y comenzaron a comer.

 

 

 

TE AMO Y TE ODIO by DizzyMissLizzy

¿¿Crees amar y odiar a alguien al mismo tiempo?? ¿¿Puedes pedirle que te abandone, aunque al mismo tiempo quieras estar con él?? TE AMO Y TE ODIO by Dizz

fanfic

es

https://fanfic.es/static/images/fanfic-te-amo-y-te-odio-by-dizzymisslizzy-699-0.jpg

2024-06-21

 

TE AMO Y TE ODIO by DizzyMissLizzy

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail bitelchux@yahoo.es y retiraremos este contenido inmediatamente