Productos gratis - Engordar en el embarazo

Todos los productos gratis, muestras, ofertas y cosas gratis de España el 2018

Engordar en el embarazo

01/08/2018

El aumento de peso que se produce durante el embarazo no se reparte de manera uniforme durante los nueve meses. Tampoco se puede generalizar una cifra idónea para todas las mujeres, por eso hablamos siempre en términos generales.

La mayoría de las embarazadas ganan de 10 a 12 kilos, pero si antes del embarazo eran muy delgadas, es posible que engorden más, en ese caso, engordar en el embarazo más de lo habitual entra dentro de la normalidad. Casi todo el peso corresponde al bebé y a los órganos maternos, pero también hay algunos kilos debidos al aumento de grasa. Durante el embarazo se produce un cambio en el metabolismo de los hidratos de carbono que provoca un aumento de la grasa corporal. Lo normal es que esos kilos se pierdan durante la lactancia o al cabo de unos meses después del parto, pero si no mantienes una dieta equilibrada y engordas mucho más de lo recomendable, es muy posible que esos kilos se mantengan bastante tiempo después y no te resultará fácil perderlos.

¿Cuándo hay que engordar en el primer trimestre?

La mayoría de las mujeres no suelen engordar los primeros meses. Algunas, incluso, pierden algún kilo. Los ginecólogos han estimado que lo habitual es ganar alrededor de 500 gramos. La mayoría de ese ligero sobrepeso se debe al aumento de las mamas. Si ganas mucho peso durante estos meses se debe fundamentalmente a dos razones: un aumento de las calorías en la dieta o un problema de retención de líquidos.

Durante el segundo trimestre se puede aumentar unos cuatro kilos. Notarás un incremento exagerado del sexto al séptimo mes, y a partir de entonces la ganancia de peso se hará más regular.

De 200 a 400 gramos por semana es lo que se gana durante los tres últimos meses. Y ahora si que se debe al bebé. Durante estos meses crece muchísimo, por eso, aunque no comas más cantidad, la báscula refleja bastantes kilos de más.

Ahora bien, ¿por qué insiste tanto el ginecólogo en no engordar más de la cuenta? Además de por tu salud, lo hace por el futuro bebé. La ganancia de peso excesiva puede provocar problemas en el parto y, sobre todo, te afectará durante los últimos meses. Con muchos kilos es más difícil moverse, te encontrarás más cansada y tendrás más riesgo de padecer hipertensión. Nada bueno para la recta final.

Entonces, ¿cómo mantenerlos kilos a raya? Con una dieta adecuada y un poco de ejercicio cada día. Ya sabes que aquello de “comer por dos” hay que sustituirlo por “comer para dos” . Eso significa que no debes abusar de alimentos ricos en grasas, reservar los bollos y pasteles para ocasiones especiales y sustituir la madalena o el croissant por una tostada de pan con aceite. No se trata de pasar hambre, pero tampoco debes pasarte. Los expertos recomiendan incrementar en 200 o 300 gramos las calorías diarias, y eso no significa luz verde para comer de todo.

No olvides que tu médico te pesa en cada visita y él será quien te recomiende hacer algún tipo de dieta específica. Por eso, come racionalmente, pero no te apuntes a los regímenes de tus amigas. Cada embarazada es diferente, Si tienes dudas, consulta siempre a tu médico.

Un buen ejercicio es caminar una hora al día. Con esto bastará para mantenerte en forma y quemar las calorías que te sobran.

Y por último, no te preocupes si unos días antes de la fecha de parto adelgazas. Es una señal más de que se acerca el momento.



Productos gratis