Productos gratis - Elegir una cuenta de ahorro al cambiar de banco

Todos los productos gratis, muestras, ofertas y cosas gratis de España el 2018

Elegir una cuenta de ahorro al cambiar de banco

01/08/2018

En la actualidad, cada vez se utiliza menos dinero físico, tanto por comodidad como por evitar el fraude. Por eso, se hace imprescindible tener una cuenta en un banco, con la cual podamos operar y tener acceso a servicios tan básicos como la luz, agua o el teléfono. Lo importante es saber elegir cual es la que mejor se adapta en cada momento a nuestra situación.

Hoy es casi imposible contratar un servicio sin domiciliar facturas, y para ello debemos tener mínimo una cuenta de ahorro en un banco de confianza, con la cual también podemos recibir el pago de la nómina, vincular tarjetas de crédito para pagar en tiendas online, ingresar cheques, transferir dinero a un familiar o recibir una prestación como por ejemplo el pago del paro.

Todas estas gestiones o son imposibles de hacer sin una cuenta en el banco o se complican mucho sin ellas, actualmente lo más común es informarse vía online de las características de los distintos tipos de cuentas de ahorro y elegir la que más convenga, especialmente habría que revisar las comisiones por los distintos servicios mencionados, tarjetas, ingreso de cheques, transferencias etc …

De forma simplificada, una cuenta de ahorro básica se usará para ir dejando el dinero que no utilizamos mes a mes, con la finalidad de tener un colchón económico por si las cosas nos van mal, por ejemplo. Suelen estar remuneradas, es decir, que nos dan un interés por el dinero que tenemos en ella, aunque éste suele ser bajo y es conveniente revisar otras opciones sin riesgo como depósitos bancarios.

La cuenta corriente no está destinada al ahorro, principalmente se usa para tener el dinero que usamos en el día a día. En este tipo de libreta se suelen domiciliar los pagos de los servicios básicos, como la luz o el agua, y también se suele tener el dinero con el pagamos la compra o la gasolina que ponemos al coche. Lo normal es tener una tarjeta de débito asociada con la cual hacemos los pagos corrientes.

También, algunos bancos, ofrece la que se denomina cuenta nómina. En ella domiciliamos el pago de nuestra nómina, y a cambio obtendremos una serie de ventajas, entre ellas está el no pagar comisiones, que nos reembolsen un tanto por ciento de lo que gastamos con la tarjeta y lo mismo con los recibos que tenemos domiciliados.

Otro aspecto no menos importante al cambiar de banco es que la nueva entidad se ocupe de realizar todas las gestiones, y no todos los bancos lo hacen, es decir, notificar el cambio de cuenta en todos los recibos etc …



Productos gratis