Productos gratis - Educando a los Padres en Finanzas Personales

Todos los productos gratis, muestras, ofertas y cosas gratis de España el 2018

Educando a los Padres en Finanzas Personales

03/02/2018

En uno de los últimos artículos de ProAhorro hablaba sobre la importancia de educar a los hijos en las finanzas personales.

Enseñarles cómo funciona el dinero, la importancia de ahorrar, lo básico que es controlar los gastos, etc.

Sin embargo en muchas ocasiones es el hijo el que tiene una situación financiera estable y los padres los que necesitan ayuda.

Educar a los padres es a menudo algo bastante incómodo ya que lo ven como algo extraño, en la relación natural entre padres e hijos.



¿Cómo Puedes Solucionar este Problema?

Aquí tienes 15 consejos para cualquier persona que ha alcanzado la estabilidad financiera. Que está tomando buenas y sanas decisiones sobre su dinero y que quiere ofrecer una ayuda a sus padres para asegurarse de que se dirigen a una jubilación segura, protegida y feliz.

Cumpliendo con todos los sueños que han tenido durante su vida.

- Define claramente que quieres lograr. Tienes que tener claro el propósito por el cuál vas a enseñarles a gestionar su dinero. Si es por simple curiosidad, para ver el dinero que tienen, entonces no te molestes. ¿Quieres detallar sus activos para ayudarles a definir correctamente un testamento? ¿Quieres asegurarte de que están haciendo todo lo necesario para tener una buena jubilación? ¿Estás preocupado por la gestión del dinero que hacen del día a día? Ten claro de lo que quieres hablar antes de empezar.

Avisa a tus padres que quieres hablar con ellos. Llámalos y queda con ellos para hablar sobre el tema en un día concreto. Déjales claro sobre qué quieres hablarles. Sé directo y claro, porque es posible que te estés metiendo en un área difícil donde la relación con tus padres puede resentirse.

Programa un gran bloque de tiempo para la charla. Bastante más de lo que piensas en un primer momento. Si piensas que puedes tener una conversación sobre las finanzas de tus padres con ellos en una hora y luego irte a tomar unas cañas con los amigos, estás muy equivocado. Estas tratando con unas personas que tienen una situación financiera más compleja que la tuya. Deja que la conversación fluya, evolucione y crezca.

Programa la charla en el lugar donde tendrían un acceso más sencillo a sus documentos financieros. Muy a menudo, ese lugar es su casa. Así que si vives lejos es posible que quieras programa la charla durante unas horas en medio de una visita más larga. Cuando las preguntas se hagan complicadas, y esto sucederá antes o después, lo mejor es estar cerca de la ubicación de sus documentos financieros.

Planea actividades no financieras antes y después de la conversación. Con esto, estás haciendo la transición a un tema difícil de una forma mucho más sencilla. Una buena comida antes de la charla y una estupenda cena después, es una manera genial de hacerlo.

No te olvides de las herramientas fundamentales. Calculadora, papel y lápiz (o bolígrafo). De esta forma puedes tomar notas, crear esquemas, hacer listas, etc. Y facilitar los cálculos que haya que realizar. Ten preparado todo antes de empezar para que una vez que comiences a hablar con tus padres, no se interrumpa la conversación.

Déjales claro a tus padres, que lo haces para ayudarles. Tus padres normalmente van a estar bastante aprensivos sobre este tipo de conversaciones. Este problema se puede romper dejándoles claro que quieres hablar con ellos sobre el tema por ellos, para ayudarles por lo que ellos han hecho por ti.

Déjales muy claro el propósito de la charla. Para que tus padres sepan porque estás haciendo preguntas acerca de sus finanzas.

- Haz todas las preguntas que necesites y escucha atentamente las respuestas. Obtén la mayor cantidad de detalles que necesites. De esta forma las conclusiones serán más exactas. Toma notas si es necesario. Y si tus padres te hacen preguntas, sé completamente abierto y sincero porque ellos están tratando de hacer lo mismo contigo.

Si las cosas se tuercen, da marcha atrás. Si empiezas a poner nerviosos y a enfadar a tus padres durante la conversación, recuerda que no vale la pena dañar tu relación con ellos. En vez de seguir con ella, para la charla, déjala así y tal vez otro día o en otro momento podáis retomarla. Si el tema es vital, continúa con otros temas, pero trata de dejar claro que hay que volver a hablar sobre eso.

Cada vez que hagas un cálculo, explícales cada paso para que lo entiendan. Muchas personas se sienten muy incomodos con los números y prefieren dejar que su banco o contable se lo gestione. Si haces un cálculo, explica cada paso que das, incluso aunque creas que demostrar está preocupación podría ser una falta de respeto hacía ellos. Te puedes quedar muy sorprendido por los puntos de discusión que genera.

- Si quieren probar alguna hipótesis, aunque no estés de acuerdo, hazlo. Es normal que las personas que no están familiarizadas con las finanzas personales estén muy interesadas en ver cómo los números salen solo para entender mejor la situación. Puedes explicar por qué los números no son realistas, pero debes analizar cualquier cosa que te pidan, aunque sepas que no tiene sentido.

Preséntales opciones, con sus ventajas y desventajas. No te limites a decirles lo que deben hacer, sino presenta algunas opciones diferentes para darles algo en qué pensar. Si te preguntan por lo que tú harías, sé sincero y coméntales lo que tu harías. No te limites a darles la respuesta sin más.

No te olvides del testamento. Si estás en una discusión sobre las finanzas de tus padres franca, no te olvides de hablar sobre su última voluntad. Asegúrate de que entienden la importancia de dejarlo todo bien organizado. Es bastante probable que para la realización práctica del testamente debas informar a un abogado. Pero muchas de los problemas y aristas que surgen a la hora de elaborar un testamento, se pueden solucionar con anterioridad.

Pon fin a la conversación igual que la comenzaste. Agradeciéndoles su confianza y dejándoles claro que es una ayuda para ellos. Dales las gracias por ser abiertos con sus finanzas sobre todo si la conclusión no ha sido muy feliz. El hecho de que sus finanzas no sean estelares no debe afectar a tu relación con ellos.


Conclusión

Hablar con tus padres sobre sus finanzas es una conversación difícil, por ser un tema delicado, pero importante. Sobre todo si ves que no están gestionando su dinero adecuadamente.

Repasemos los puntos principales que debes tener en cuenta para tener una conversación con ellos sobre sus finanzas:



  • Define claramente que quieres lograr.

  • Avisa a tus padres que quieres hablar con ellos.

  • Programa un gran bloque de tiempo para la charla.

  • Programa la charla en el lugar donde tendrían un acceso más sencillo a sus documentos financieros.

  • Planea actividades no financieras antes y después de la charla.

  • No te olvides de las herramientas fundamentales.

  • Déjales claro a tus padres, que lo haces para ayudarles.

  • Déjales muy claro el propósito de la charla.

  • Haz todas las preguntas que necesites y escucha atentamente las respuestas.

  • Si las cosas se tuercen, da marcha atrás.

  • Cada vez que hagas un cálculo, explícales cada paso para que lo entiendan.

  • Si quieren probar alguna hipótesis, aunque no estés de acuerdo, hazlo

  • Preséntales opciones, con sus ventajas y desventajas.

  • No te olvides del testamento.

  • Pon fin a la conversación igual que la comenzaste.

 ¿Qué te han parecido los consejos¿ ¿Se te ocurren algunos más?


Photo by: whl.travel


Ver original en promoahorro.com



Productos gratis