Cuatro trucos para devolver la ropa que ha encogido a su tamaño inicial

08/01/2020

Emma, lectora y socia de eldiario.es, nos escribe la siguiente petición en un correo electrónico: "soy muy desastre en le manejo de los programas de la lavadora, de modo que muchas veces mido mal las temperaturas y acabo con las prensas encogidas, mayormente de lana y algodón. Y lo mismo me pasa a veces con la secadora, donde las prendas de lana se me quedan para vestir a mis sobrinas pequeñas… Así que la pregunta es, ya que nunca aprenderé a manejarme con las lavadoras y secadoras -a mis 40 no lo he consegido-, si existe algún modo de desencoger la ropa encogida y así salvarla".

Es cierto que hay quien piensa que las lavadoras hoy en día deberían venderse junto a un cursillo de instrucciones de por lo menos una semana, pero no exageremos; aunque tienen un amplio rango de programas, podemos aprender a manejarlos con esta Breve guía para aclararnos con los programas de la lavadora que hicimos hace dos años pero que sigue estando de rabiosa actualidad.

De todos modos, aquellos que como Emma no logran hacerse con el control de los mandos de sus electrodomésticos y caen una y otra vez en el encogimiento textil, sí tienen al parecer algunas soluciones prácticas que pueden devolver sus prendas si no al estado primigenio, sí al menos a unas medidas aceptables que aminoren el desastre, especialmente en caso de lanas, que es la fibra que más encoge.

¿Por qué encogen algunos tejidos?

La razón del encogimiento debemos buscarla en el calor. Algunos tejidos naturales de origen vegetal, como el almidón, o animal, como la lana -no ocurre así ni con el lino ni con la seda, por ejemplo-, pueden ser termosensibles. Esto es que cambian su configuración y estructura a determinadas temperaturas. El motivo es que se crean numerosas cargas eléctricas que apelmazan las fibras unas sobre otras de modo que el tejido se hace menos extensible y esponjado y más compacto y apelmazado, a la par que reduce su tamaño.

Si a ello sumamos el efecto de la rotación del tambor, y muy especialmente del centrifugado, que tiene una acción mecánica tendente a imbricar unas fibras con otras, el encogido será mayor. Por eso a veces, en el caso de algodones crudos y sin mezcla de fibra sintética, se recomienda no solo lavar en frío sino también evitar los centrifugados a muchas revoluciones. Nuestra ropa nos lo agradecerá.

El caso es que tanto en lavadora como en secadora, la lana sufrirá; no debe lavarse a más de 30ºC y nunca con centrifugado. También, jamás deberá ir a una secadora a no ser que esta tenga programa especial de secado para lanas y ropas delicadas. Tampoco las prendas 100% de algodón deberán lavarse a más de 30ºC, a lo sumo a 40ºC, a no ser que se trate de toallas y sábanas, que podrán tratarse con programa antibacterias, que llegan a los 60-90ºC. 

Se me ha encogido la ropa: ¿qué puedo hacer?

Hay varios trucos para intentar devolver la ropa a su estado original o, al menos, intentarlo. Se basan en deshacer el entuerto físico-químico que suponen las fibras de tejido encogidas, apelmazadas y entreveradas. Por lo cual, el primer paso es lograr desatar los nudos de fibra y para ello, nada mejor que revertir su estado eléctrico y hacer que en lugar de atraerse las unas a las otras, las fibras se repelan.

Para ello utilizaremos algún tipo de tensioactivo aniónico, que cambiará la carga eléctrica de las fibras y las hará alejarse entre sí. Podemos utilizar un suavizante de ropa comercial o hacernos uno casero, que siempre será mucho más respetuoso con el medio ambiente. En Cómo fabricar un suavizante casero seguro y ecológico para la ropa, te enseñamos a hacerlo. A continuación cuatro trucos para desencoger la ropa:

  1. En el caso de jerseys de mezcla, introducimos la prenda encogida en un barreño, echando un litro de suavizante por cada cuatro litros de agua, dejándola en remojo durante unas horas. Después la aclararemos y tenderemos mojada, para que se estire bien.
  2. Para camisetas y polos con mezcla, podemos poner la prensa en un recipiente con agua tibia y una cucharada de champú para bebé. Otra opción es con acondicionador de pelo [Cómo hacer en casa un acondicionador de pelo que no perjudique el medio ambiente]. Este truco es muy efectivo para pantalones.
  3. Otro truco es bañar la prenda afectada con agua, vinagre y mascarilla para el pelo. Disolvemos esta mezcla y metemos las prendas a remojo durante media hora. Ideal para prendas con ligero encogimiento como camisetas o camisas.
  4. En el caso de la lana y encogimientos serios, se recomienda poner la prenda en un cubo de agua tibia con una cucharada de aguarrás, una cucharada de amoniaco y dos de alcohol de 90 grados. Por último añadiremos unas gotas de detergente. Dejaremos la prenda durante seis horas a remojo y aclararemos.

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Cuatro trucos para devolver la ropa que ha encogido a su tamaño inicial

MÁS INFORMACIÓN

consumo

RELACCIONADO CON Cuatro trucos para devolver la ropa que ha encogido a su tamaño inicial

Historia amp