Productos gratis - Cómo evitar solicitar un préstamo para pagar otro

Todos los productos gratis, muestras, ofertas y cosas gratis de España el 2018

Cómo evitar solicitar un préstamo para pagar otro

12/02/2018

Una de las acciones más habituales de las personas que están acostumbradas a solicitar préstamos online es solicitar uno nuevo para pagar el anterior como consecuencia de la generación de deuda que van acumulando progresivamente. Sin embargo, no es adecuado hacer esto para cancelar deudas anteriores porque el endeudamiento subirá notablemente y cada vez será más difícil poder afrontar la deuda.


Por lo tanto, la prioridad es pagar las deudas pendientes siempre que solicitemos un préstamo, por lo que mientras se esté llevando a cabo debemos tomar medidas para ahorrar y no exceder en ningún gasto innecesario.

Como alternativa podemos conseguir el dinero mediante un familiar o un amigo, ya que entraña menos riesgo que endeudarse con una empresa privada, sin embargo en estos casos hay que tener en cuenta que también se debe devolver y es nuestra obligación moral hacerlo. Otra alternativa también es la reunificación de deudas con nuestra entidad financiera aunque hay analizar muy bien las condiciones que nos establecen al hacerlo ya que lo que estamos haciendo es que el banco estudie cómo unir todas las deudas pendientes en una sola, con mayor número de cuotas y durante más tiempo.

En los casos en los que se tenga más de una deuda, deberemos hacer una lista y ver qué deuda es la que nos conviene cancelar antes y hacerlo en el menor tiempo posible para liberar ese pago y no ir acumulando cada vez más intereses. Normalmente ante una posible deuda entre una tarjeta de crédito y una normal, hay que optar por cancelar primero la de la tarjeta porque es la que más intereses genera. Para ello, se puede solicitar un adelanto de la nómina en la entidad financiera en la que esté domiciliada y podemos así cancelar pagos como éstos de forma urgente sin generar demasiada deuda. En esta misma línea también existe la posibilidad de negociar una prórroga sobre todo en cuanto sepamos que no vamos a poder hacer frente al pago del préstamo y nos darán probablemente un plazo de tiempo mayor. De igual forma, también se puede solicitar la revisión del crédito y conseguir así cuotas menores a cambio de alargar el plazo de devolución del préstamo. Recuerda que para conseguir beneficios tan ventajosos como estos debemos haber tenido un buen historial económico sin ningún descubierto o deuda previa.

En último lugar, pero no por ello menos importante, debemos mencionar la alternativa de solicitar un crédito rápido para intentar cancelar otra deuda ya que este tipo de productos financieros son de menor importe (hasta un máximo de 800 euros aproximadamente) y se pueden devolver en cuotas muy cómodas y sencillas y nos puede servir para aliviar una deuda pendiente. Para esto, en Mil Préstamos contamos con una herramienta de última tecnología consistente en un comparador de créditos online rápidos que proporciona a cada usuario aquel que más se ajuste a sus posibilidades y así le resulte más cómodo de devolver.

Ahora bien, ¿qué sucede si ya hemos faltado al pago de la deuda y nos hemos convertido en morosos? Esto es algo muy habitual ya que este primer paso de ser incluido en estas listas es lo que más rápidamente se realiza para presionar al deudor y que por consiguiente no pueda solicitar ningún tipo de financiación adicional (excepto si se tratan de préstamos rápidos). Para salir de estas listas habrá que cancelar la deuda y solicitar un certificado a la empresa con la que ya hemos saldado el pago afirmando que ya está todo correcto para poder así enviarla al fichero de morosos y que se salga lo más rápido posible porque tal y como hemos hablado en artículos anteriores, se entra muy rápido pero se sale muy despacio de todas ellas.

Recordar que a partir de la primera cuota impagada, se comienzan a cobrar intereses de demora que acumulados a los intereses de la deuda original puede acarear un gran problema financiero, de tal manera que estos gastos si son prioritarios.

Por último, en el caso de no poder afrontar de ninguna de las maneras el pago de la deuda, la última opción es declararse insolvente en el que se realiza un concurso de acreedores y se paralizan las demandas interpuestas por falta de pago y también el embargo hasta terminar el proceso.


Ver original en promoahorro.com



Productos gratis