Productos gratis - Cómo Definir un Objetivo Financiero

Todos los productos gratis, muestras, ofertas y cosas gratis de España el 2018

Cómo Definir un Objetivo Financiero

23/10/2018

Uno de los aspectos fundamentales de las finanzas personales es establecer objetivos. Me parece mucho más importante tener objetivos que no hacer un presupuesto. Sin los primeros no avanzaras mucho. Ahorrar por ahorrar no suele funcionar más que durante un pequeño tiempo y sin objetivos claros lo normal es que dejes de ahorrar.



¿Qué es un Objetivo?

Un objetivo es una meta financiera (ahorrar para la jubilación, crear un fondo de emergencia, etc) que quieres conseguir. Los objetivos pueden estar enclavados en cualquier periodo de tiempo, por ejemplo, a muy corto plazo:



  • No comprar más cosas en el supermercado que lo que esté en la lista.

O a muy largo plazo:



  • Cómo pagar la casa de tus sueños dentro de 40 años y jubilarte unos pocos años después.

Las metas deben ser algo importante para ti porque te guían por un camino que conduce a algo que realmente quieres lograr.

Sin embargo, la verdad es que muchas veces te fijas metas que no puedes cumplir. El resultado de esto no es solo el no alcanzar el objetivo sino además la sensación de fracaso que sientes. Te ganas a ti mismo por el hecho no poder cumplir el objetivo y además tu autoestima disminuye.


Causas por las que Fracasan los Objetivos

¿Por qué ocurre este error? Obviamente hay tantas causas de fracaso como granos de arena hay en el desierto. Generalmente las causas se reducen a unas pocas que son en las que vamos a centrarnos.



  • No es un objetivo claro: Establecer como objetivo “ahorrar dinero” simplemente te prepara para el fracaso porque en realidad no queda claro qué debes conseguir para cumplirlo.

  • Es demasiado optimista: Es importante establecer metas que sean un reto para ti pero poner como objetivo pagar tu casa en un año, cuando lo que queda por pagar es dos veces tus ingresos netos anuales, probablemente no vaya a pasar salvo que tengas algún truco escondido en la manga.

  • Un objetivo a muy largo plazo: Las metas a largo plazo funcionan muy bien y son muy recomendables pero requieren que te pongas a ellas desde ya y solemos priorizar las metas a corto plazo por lo que llega el momento y no la hemos cumplido.


Cómo Establecer un Objetivo Correctamente

La solución para establecer objetivos adecuadamente pasa por definirlos lo más detalladamente posible.

Supongamos que quieres comprar una casa en los próximos años. Es un objetivo bastante común pero que presenta una serie de dificultades para que una persona lo alcance.

Básicamente es poco claro y especifico. Cuando defines una meta debes responder de la forma más detallada posible a tres preguntas básicas:



  • ¿Qué?: Define claramente que quieres conseguir. En este caso comprar una casa. Bien pero ¿nueva o usada? ¿En qué ciudad?¿En qué barrio?¿Cuanto piensas que te va a costar? Cuanto más defines tu objetivo más fácil será que lo cumplas.

  • ¿Cuándo?: Cuando vas a comprar la casa ¿dentro de 3 años?¿dentro de 5 años?¿de 20 años?

  • ¿Cómo?: ¿Cómo vas a lograr el dinero para comprar esa casa?¿Qué porcentaje de tus ingresos mensuales vas a destinar para este objetivo?¿Vas a intentar obtener ingresos extras?

Haciendo este proceso transformas un objetivo poco claro en algo específico. Lo ideal es que casi sin darte cuenta hayas establecido metas secundarias en cada paso del camino. Estas submetas pueden ser consideradas como propios objetivos. Por ejemplo, ahorrar x% este mes.

No establezcas el objetivo siendo demasiado optimista. Es bueno que sea un reto pero no imposible. Por ejemplo, si ahora estás ahorrando un 10% de tus ingresos mensuales y para cumplir el objetivo necesitas ahorrar un 40% no lo vas a lograr. Es un salto demasiado grande. Pero ahorrar un 15% o un 20%, si es más factible.

Para evitar que se convierta en un objetivo a largo plazo establece metas secundarias que te digan si te estás acercando o no a tu objetivo final. Por ejemplo establece una cantidad de dinero a ahorrar durante el primer año, durante el segundo año, etc. De esta manera irás viendo si vas cumpliendo el objetivo.

Así que después de ver todo esto, vamos a ver un ejemplo de objetivo bien definido:


“Ahorrar para comprar una casa de 200.000 euros en Madrid. La quiero comprar dentro de 5 años y quiero dar un 10% de la entrada. Por lo tanto tengo que ahorrar 20.000 euros en 5 años. Lo que significa 4.000 euros al año, es decir, 333 euros al mes. El primer año ahorro esa cantidad al mes y posteriormente añado 20 euros más para equilibrar la inflación. Durante este tiempo tendré el dinero en un cuenta de ahorros o en un depósito a plazo fijo.”

Como ves está es una meta claramente definida con puntos de acción muy específicos que tienes que seguir. Ahora puedes comenzar a trabajar de inmediato para alcanzar este objetivo.

Si te ha gustado el artículo por favor compártelo en tu red social favorita.


 Photo by: isawnyu


Ver original en promoahorro.com



Productos gratis